Los Menonos de Bolivia

Fotos por Ivan y Karla

013

024

034

044

054

064

075

084

093

104

Texto por Ivan Kashinsky

Era  denoche. Me había cortado el cabello, rasurado la barba, y estaba vestido en overoles azules, una camisa de manga larga azul  y una gorra azul. Ya era uno de ellos. “Ven para acá,” dijo Cornelius. Estaba sentado con su esposa en la esquina de su mesa de comedor mirándome seriamente con ojos intensos. “Ha sido muy bueno tenerte aquí. Es muy triste que tengas que irte tan pronto. Que te parece quedarte a vivir aquí, en nuestra comunidad, para siempre?”

“Para siempre?”

 

Pensé por un segundo. Como sería  convertirme en menonita? Sin carros. Sin televisión. Sin música. No creo. “Ha sido muy bueno quedarme con ustedes,” dije educadamente,  “Pero no puedo, simplemente no puedo.”

           

Estaba vestido como un menonita boliviano porque me estaba preparando para hacer lo impensable. Al siguiente día, domingo, iba a entrar a la misa de la comunidad menonita en Santa Rita, Bolivia.  A las 6:30 a.m., Abraham pasó a verme por la casa en su carreta.  “Solo no tomes fotos,” me advirtió, mientras el caballo trotaba por un campo  iluminado en camino a la iglesia.

 

Llegamos tarde.  Nos sentamos en pequeñas bancas de madera, los hombres en un lado y las mujeres en otro. Nadie se atrevía a decir una palabra. De repente todo el cuarto se lleno con un sonido de voces denso . Cantaban como si fuera el día del juicio y sus almas dependieran de ello. Rayos de luz dorados se filtraban por los huecos de las paredes amenazando destruirlas. Las voces penetraban  mi cuerpo, desde mi frente hasta el fondo de mis entrañas. Wow! Talvez si existe Dios.

 

Por las siguientes dos horas y media, oí a un pastor leer de la Biblia en alemán. Me dolía la cabeza. El sueño amenazaba. El miedo a ser descubierto ya se me había  pasado. De repente todos saltaron de sus asientos, corrieron a sus carretas, y se fueron sin decirse una sola palabra el uno al otro. Que extraño.

 

Hace como una semana, Cornelius, muy valientemente,  había  aceptado dejarnos quedar en su casa. Observamos como sus hijas ordeñaban las vacas en la mañana y los hombres trabajaban  eternamente en la quesería de Cornelius. Mientras los niños jugaban al atardecer,  me acordaba de una historia que hice como pasante en Iowa sobre una familia que trabajaba en una granja.

 

En la noche, la familia de diez integrantes se reunía alrededor de la mesa mientras les enseñábamos fotografías en nuestra computadora portatil. Sus ojos se abrían  incrédulos cuando abríamos páginas dobles de revistas con fotos de vida submarina. A pesar de que estos jóvenes podían cocinar una cena completa para diez y fabricar sus propias ropas, no tenían idea del mundo exterior. El currículo de su escuela consistía del antiguo y nuevo testamento. Conocimientos básicos de geografía o historia estaban totalmente ausentes.

 

Porque están estas personas tan dolorosamente aisladas del mundo exterior?

 

“El chip,” explica Cornelius. “Ya está sucediendo en países mas avanzados como Alemania y Estados Unidos.” Cornelius me contó como la Biblia explica claramente que chips electrónicos van a ser implantados en la mano derecha  o en la frente de cada ser humano en el planeta. Los que se resistan serán asesinados. “El chip es el 666,” insistió.

 

Menonitas que se han trasladado durante los tiempos desde Europa a Rusia, a Canadá, a México y ahora a Bolivia, siempre han estado separados de la sociedad. Ellos han buscado una manera más simple de vivir para poder practicar su religión en paz. Tienen miedo de la tecnología  y su habilidad de distraerlos del camino de Jesús. Ahora, su peor enemigo ha llegado: el Apocalipsis se acerca y el Diablo viene trepado en la era digital. El internet es 666.  

 

De vuelta en Santa Cruz nos consentimos con un capuchino en una cafetería con WiFi. A veces se siente bien ser malo.

About these ads

17 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

17 Respuestas a “Los Menonos de Bolivia

  1. Seguramente fue muy difícil, como dices Iván en el correo, pero creo que logran demostrar la intimidad de la familia o grupo menonita que encontraron en el camino. No se si ya conocían de ellos o los encontraron de casulidad, no se cuanto tiempo tuvieron ahi, pero las fotografías; acompañadas del texto, cuentan algo onírico, no pareciera real en estos tiempos, es lo que ahora queremos ver creo yo que sigue pasando en el mundo.
    La joven ordeñando la vaca, vestida muy especial para una ‘tarea diaria campestre’, el retrato de ambas ¿hermanas? vestidas igual, por obligación o que se yo; con una mirada tan íntima; el ambiente ‘peliculesco’ de la señora llevando el caballo… Muy buen trabajo, personalmente me gustó bastante, texto y fotografías.
    Saludos vecinos desde el barrio más bacan de UIO, a pesar de aviones y muros caídos!!

    alejoreinoso

    • tothetip

      Gracias vecino!! estuvimos ahi metidos seis dias.. mas que suficiente!!! jaja.. cuidado con los muros… no amas vivir en guapulo?? nos vamos y todo se empieza a derrumbar.. ya pues delen suave!

    • tothetip

      alejo!! ya subimos mas fotos.. gracias por comentar, ya estamos en ushuaia al super sur.. se les extraña full!! la veci viajera, k

  2. Fernandito Vega

    Me sorprende el fanatismo religioso de estos menonitas, al parecer esas fotos no son de esta época, si tanto deseaban conservar los rituales evangelicos debian taparse solo con hojitas como en el paraíso. Bueno cada loco con su tema como dicen por ahí
    Les felicito y sorprendido con este trabajo.

    Dino, Mony y Alejita

  3. Angélica

    !!!!!!1Que bien!!!!!!!!!, pero a la vez si que es una experiencia haber compartido tiempo con ellos…..

    Prefiero que se sientan bien malos y puedan utilizar toda la tecnologia para deleitarnos con sus fotos……..

    Suerte en Chile

    • tothetip

      Ange!! gracias por leer y comentar nuestro blog!! eres de las mas fieles lectoras de este loco viaje.. te quiero y extraño fullll!!!! como estan por alla?? oiste que mi barrio esta que se derrumba con aviones y muros caidos?? un abrazote de los dos a los dos..

  4. juan antonio serrano

    Buenas fotos amigos. A pesar de lo difícil que dicen haber sido, no se nota tensión en sus imágenes o que quienes salen ellas estèn incómodos con su presencia… bueno, parece que la vida de ellos es demasiado relajada también y así como grandes cambios bruscos en su día a día no aparecen muy seguido…(bueno, exceptuando a una pareja de fotógrafos viajeros que aparecen con una laptop a mostrar fotos submarinas).

    Sus fotos dan ganas de ver y conocer más sobre los menonitas, a pesar de que se preguntan el por qué están tan dolorosamente aisladas del mundo exterior, yo no lo siento a través de sus fotos. Se ve, por el contrario, mucha paz, aislada eso sí… Aunque la niña que ordeña deja sentir ese aislamiento, o ese dolor o ese aburrimiento de sus vidas.

    Buenas fotos de nuevo… suerte en el resto de su viaje amigos y cuidado se queden engrupidos con alguna otra extraña comunidad… pero bueno, si es que lo hacen, que sea una comunidad bien mala… por su salud. je!

    abrazos

    j.a.

    • tothetip

      hola juan, que bueno leerte.. estamos ya en el fin del mundo, ushuaia.. es hermoso, helado y azul. Como va esa vida?? extrañando a la comunidad.. desde el surcisimo..
      k

  5. Helena

    geniales las fotos!
    yo también estube en Bolívia y en mi llegada a Santa Cruz lo primero que me sorprendió fue la presencia de los Menonos, siempre separados del resto, tan presentes y ausentes ala vez. me impresionó. así como me han impresionado vuestras fotos y vivencias con ellos.

  6. Marcela

    Chicos, sigo con mucha atención vuestro recorrido. Como una historia en capítulos, disfruto cada vez que llega el último número.
    Besos y felicitaciones

    • tothetip

      Hola Marcela! pasamos por Cordoba y te mande un mensaje por nuestra mirada porque no tenia tu email pero parece que no lo recibiste.. igual solo pasamos por un ratito via a buenos aires.. estuvimos en bs as como 10 dias haciendo una historia.. estuvo hermoso, me encantó! un abrazo! ya estamos en ushuaia..

  7. Carlos Criollo

    Hola Ivan, Karlita. creo que son privilegiados al tener una gran sensibilidad para captar imágenes geniales. La fotografía de la chica Menonita ordeñando creo que es excepcional. Sigan adelante con el mismo empeño.

    Carlos

  8. Buenas fotos Ivan y Karla, hermoso trabajo de verdad. Espero seguir viendo más. Un abrazo desde Venezuela y suerte.
    A.S.

  9. Fernanda

    Hola chicos.
    Geniales sus fotografías. El género documental muy bien logrado. Quisiera saber como llegan a tener una estética tan similar en sus trabajos?
    Saludos
    Fernanda

  10. Fernanda

    Hola chicos
    Genial su trabajo documental.
    Quisiera saber ¿cómo logran tener una estética tan similar en los dos trabajos?
    Saludos
    Fernanda

    • tothetip

      Gracias Fernanda,
      No se, la verdad. Creo que Karla y Yo tenemos estillos bien diferentes. Pero tambien admiramos a algunos de los mismos fotografos y estudiamos fotoperodismo juntos. Queremos romper del estilo del genero documental tradicional, pero siempre vamos a tener esto en nuestras raizes.
      Una pregunta dificil………

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s