Ceci y Meme: Tango en “El Caminito”

Fotos por Ivan y Karla

013

_mg_5279

036

043

054

066

076

083

095

104

Texto por Ivan Kashinsky

No era muy claro si eran novios o solo amigos. Creo que ni ellos lo sabían. Tenían una química  que irradiaba de sus cuerpos entrelazados y se regaba a los espectadores en olas tangibles.  Ceci y Meme eran como el Ying y el Yang. Ceci, una tormenta violenta de pasión incontrolable, y Meme, el ancla que no la dejaba salir volando disparada fuera del escenario. Bailar el Tango era su vida. Bailaban todo el dia para turistas y en la noche en milongas regadas por la insomne ciudad de Buenos Aires. Meme decía, “Voy a dormir cuando me muera.”

Ceci se sentía  en familia cuando entraba a las milongas. Sus abuelos la trajeron a los clubs desde los catorce, talvés demasiado jóven dice ella. Bailarines mayores la tomaron a cargo para protegerla y enseñarle el camino. El ritmo calmante de los danzantes aplacaba su nerviosa energía y amaba sentir la magia al bailar. A Meme le gustaba ir a las discos, pero cambió este estilo de vida por los clubs de tango.  Allí no tenía que empujar a nadie para comprar un trago, no eran necesarios guardias de seguridad y la noche nunca terminaba en una pelea. Ceci amaba improvisar y Meme era el compañero perfecto, dejándola expresar su ser interior a través de sus movimientos y comenzando el diálogo entre sus cuerpos.

Se dice que el tango nació en los burdeles del puerto del Río de La Plata a finales del siglo 19. Era practicado en los cabarets de “El Caminito,” la pequeña calle donde ahora Meme y Ceci bailan para los turistas. La gente de “Good Airs” no veía  bien al tango, y de repente estalló su popularidad en los años 40. Luego, la necedsidad del rock n’ roll opacó la danza tradicional hasta que otra vez se puso de moda en los ochentas. Como resultado, el tango se saltó una generación.  A Memé le enseñaron sus abuelos y los padres de Ceci no lo aprendieron hasta después. Hoy en día, las milongas están llenas de gente de todas las edades moviéndose apasionadamente  a media luz a través de la pista de baile.

Me abracé a la espalda de Meme mientras nos escabullíamos por el tráfico de la autopista. “Has tenido algún accidente?” grité con nerviosismo.

“Solo cuantro veces,” me dijo, “pero ninguno fue mi culpa.” Estábamos camino al gimnasio donde Meme despejaba su mente del trabajo y los clubs de baile. En Argentina, los hombres están acostumbrados a darse besos en la mejilla cuando se saludan. Pasé la siguiente media hora besando a hombres sudados.

De vuelta en casa, Meme ayudó a su hermana menor, Rocío, con sus pasos de baile. Mientras tanto, su papá, Manuel, cocinaba tortillas de papa y una milanesa y se quejaba de la mala economía del país.  Entré al cuarto de Meme y me di cuenta que el estaba saliendo de su etapa de adolescente. Un poster gigante de los Simpsons estaba pegado en su pared junto a uno de Bob Marley. Me explicó que cuando era mas jóven el era una mezcla entre un “Rollinga” y un “Rasta.”  Eso significa que le gustaban los Rolling Stones y también el reggae.

Regresamos a una milonga, donde nos encontramos con Ceci y el resto de los bailarines de tango de El Caminito. Meme empezó a besar a otra bailarina de su grupo mientras Ceci pretendía  no estar celosa. A las 2 a.m., una pareja famosa de tango se presentó en el lugar. Misteriosamente se deslizaron por la pista de baile como vampiros de otra época. El show terminó y la noche apenas comenzaba. El grupo de amigos cantó, bailó y rió por la calles desiertas de Puerto Madero. Todo el grupo de bailarines era muy sensual y las líneas entre hetero, gay y bi sexual eran borrosas, o a veces inexistentes.   

Al siguiente día, Ceci y Meme bailaron con loca pasión. Los turistas devoraban comida exageradamente cara,  mientras la pareja  flotaba sobre las notas de la guitarra y el acordeón. Al final de la noche, contaron sus propinas sobre el piso de un cuarto atrás del restaurante. Luego, todos nos dirijimos a la casa de Ceci. Saltamos desde un bus a un tren a un taxi, y llegamos finalmente a la casa de los papas de Ceci en un barrio residencial en las afueras de Buenos Aires.

Sentados en un hermoso patio trasero, comimos choripanes y tomamos vino. Ceci, sus amigos, sus padres, su hermano de catorce, los amigos de él, y nosotros, discutimos temas desde política hasta música pirata y nos dieron las cuatro de la madrugada. En la mañana vi a Ceci envuelta en los brazos de Meme. El sol de la mañana se regaba por las cortinas bañando sus caras con una hermosa luz dorada. Recordé algo que me había dicho Ceci, “Soy naturalmente impulsiva, desorganizada y demasiado sensible. Meme es mas relajado. Somos mas fuertes de lo que somos por separado cuando los dos nos moldeamos para formar un todo.”

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

6 Respuestas a “Ceci y Meme: Tango en “El Caminito”

  1. Ceci

    Karla, Ivan:

    Lei la historia el sabado, apenas me entere de que lo habian subido.

    No pude comentar, porque casi no pude hablar por un buen rato. Ni dejar de llorar.

    Ahora mismo se me esta complicando, porque las palabras se me escapan. Como un intento de aproximacion, intento un: “¿porque tanta magia?”

    Nuestra vida, en clave surreal: desbordante de colores brillantes, de cuerpos dialogicos, de energia que sale por los zapatos rotos y por los poros.

    Todas imagenes cargadas de musica y de llanto y
    de amor y de enojo y de cansancio y de tango.

    Nuestra juventud, y nuestro desconcierto ante una vida enorme. Y una pasion que es como un vicio.

    Despues de ver sus imagenes, vuelvo a la pregunta de siempre, la que a veces no me deja dormir de noche: ¿porque bailar?

    Y la respuesta hoy, por suerte y gracias a ustedes, es mas infinita que nunca:

    Bailar para vivir.
    Bailar para comer.
    Bailar con los ojos bien cerrados, en todos lados, a toda hora.
    Bailar hasta sangrar, por dentro, por los pies. Bailar por placer y por el placer y para dar placer. Bailar para mostrarte, para mostrar tu cuerpo (como un discurso, como una bandera: bailo porque soy,porque estoy, ahora mismo)
    Bailar para que te admiren y para que te detesten y para que te amen.
    Bailar para callarte, para decir, para entender todo lo que te estimula y te desconcierta.
    Bailar para saber quien sos.
    Bailar para no morir.

    Si alguna vez yo supuse que la fotografia es un lenguaje delicioso, ustedes lograron convencerme: todo lo que somos, todo lo que hacemos, toda nuestra rutina y nuestros secretos, todo lo que gritamos y lo que escondemos, todo lo que ustedes vieron, lo que consturimos juntos…todo se mezclo magicamente en diez imagenes perfectas de tan vividas.

    Y ustedes…Queda clarisimo que por mas duro que lo intenten, no se puede dividir el documentar del vivir: Los extraño mucho. Los admiro mucho.

    Con todo el amor que les tengo,
    Ceci.

  2. juan antonio serrano

    linda historia. muy linda. demasiado linda. jeje.

    abrazos

  3. Hola Karlita ,Ivan suerte en todo el viaje las historias espectaculares, esperamos ansiosos que lleguen para que nos sentemos hablar y que nos cuenten todo…….
    Saludos Vicky ,Abi , Samuel y Pablo.

    El trabajo increíble……. como siempre

    Pdt. Perdón no tengo tanto verbo para escribir… jajaja

  4. Cecilia Ponce

    Hola Karlita, Iván,
    oye qué historia conmovedora y que comentario de Ceci…la fotografía y el texto mis queridos nos muestran una historia llena de emociones a flor de piel!
    me alegraron el día!

  5. El sábado conocí a Meme. Sigue bailando en el mismo lugar, pero ahora con Sandra Linares, una bogotana que no se resistió a sus encantos. A los del tango, digo.
    Felicitaciones y gracias por enseñarnos cómo contar historias.
    Ricardo Tello.

  6. No era dificil pensar que esta pequeña y hermosa historia de vida obtendria un premio… Felicidades Karla y que sigan los triunfos saludos desde Venezuela.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s